Dulces, artesanía e historia de Madrid

Si eres de los que celebran tanto lo cotidiano como lo extraordinario; ya sean las fiestas navideñas o simplemente un buen momento de cualquier día, La Pajarita es el destino perfecto. Sus creaciones centenarias son placeres que nos recuerdan a la infancia, sabores de mimo artesanal que se mantienen intactos, conquistando desde hace dos siglos los más altos paladares.

Regentada por la sexta generación de sus fundadores, La Pajarita es la bombonería más antigua de Madrid, y uno de sus comercios más emblemáticos. Establecida inicialmente en el número 6 de la puerta del Sol en 1852, actualmente pervive en el número 14 de la calle Villanueva, y es archiconocida por sus Caramelos Clásicos y de Violeta, así como por sus bombones de pajarita. La mayoría de sus recetas datan de mediados del XIX y otras muchas se encuentran protegidas por secreto industrial, manteniendo su esencia intacta, ya que se siguen elaborando de manera artesanal a base de la mejor materia prima. Una lealtad gustativa que explica que, en todos estos años, los doce sabores originales solo han aumentado en cinco, y siguen conquistando generación tras generación a las más altas personalidades de la política, la empresa y las grandes firmas del lujo.

Un regalo original, y un detalle mágico para tus invitados
Esta Navidad sorprende con las mejores creaciones de La Pajarita ya sea como anfitrión o como invitado. Verás la reacción al comprobar cómo todos reconocen su referencia más emblemática, el Caramelo Clásico, que tiene 17 sabores distintos y únicos, gracias a las esencias naturales usadas para su elaboración. Otro de sus imprescindibles es el Caramelo de Violeta, con una estética forma floral y un sabor realmente inolvidable. Famosas son también sus Pajaritas de chocolate, que replican la forma de origami que da nombre a la tienda. Las confeccionan de cacao mínimo del 32% con leche, y de chocolate negro con un 70% de cacao. Un producto lleno de sabor y de historia que puedes adquirir en una preciosa lata conservada desde la primera tienda de Puerta del Sol.

Además de otras creaciones como los bombones Leña Vieja o las Griseldas, en Navidad resulta también muy apropiado el Marrón Glasé, delicioso dulce a base de castaña cocida en almíbar y recubierto por una fina capa de glaseado de azúcar glasé. También sus Almendras de París, de variedad largueta, cubiertas de una fina y delicada capa de azúcar en tonos pastel, y aromatizadas con un ligero toque de vainilla. Son perfectas para acompañar una merienda, una sobremesa o decorar una mesa para cualquier evento.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.