Joyas de amor y apego para hombres

Dinh Van, desde sus inicios, revolucionó el universo de la joyería tradicional en busca de crear una joyería adaptada al ritmo de la vida cotidiana no sólo de las mujeres, sino también de los hombres.

En la imaginación de la joya perfecta, sin edad ni género, las icónicas Menottes dinh van sirven como referencia. Creaciones Dinh Van que combinan la excepcionalidad del oro con un diseño inconfundible.

Una forma de redescubrir los clásicos del vocabulario joyero de Dinh Van en una selección pensada para el hombre que ahora se reinventan sumando la longitud y permitiendo compartir un símbolo tan obvio como universal, el del amor y el apego.

Colecciones célebres como Pulse dinh van, Serrure y Seventies, también adaptan sus diseños con medidas para hombres. Collares, anillos y pulseras perfectos para sorpren- der a los padres en su día, que destacan por su diseño atrevido y minimalista.

El reloj que Jean Dinh Van diseñó por y para sí mismo, destaca en esta selección para el Día del Padre, junto a la Lame de Rasoir, una de las joyas más subversivas y con mayor valor emocional de las colecciones de Dinh Van. Una cuchilla de afeitar de oro blanco que su creador diseñó en homenaje a su padre. Un regalo único en recuerdo de los momentos de complicidad que le sirvie- ron para sentar las bases de su crecimiento personal.

Historias que inspiran y aportan a los regalos las emociones propias del vínculo Padre e Hijo.

La reconocida Maison francesa de joyería, establecida en 1965 en Rue de la Paix de París, refleja la pasión. Dinh Van expresa con su marca el espíritu libre de la joyería, revolucionando el sector mediante la interpretación de la emoción a través de los objetos coti- dianos.

Dinh Van ofrece un lujo y un placer diario a través de creaciones minimalistas y del minucioso trabajo del oro y los diamantes. Creaciones con un exterior de diseño y un interior para la máxi- ma comodidad que se convierten en una segunda piel. Las icónicas joyas Dinh Van se inscriben en una intemporal modernidad.

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published.