Belcolade: Cacao con Responsabilidad Social

Puratos es sinónimo a nivel global de innovación y calidad. Esta empresa belga con más de 100 años en el mercado no solo ha procurado desarrollar productos de un sabor inigualable sino también programas que beneficien a comunidades y promuevan el talento de los jóvenes chocolateros del futuro.

Este es el caso de Generación Belcolade y Cacao-Trace, dos iniciativas que a través de la marca Belcolade, la empresa ha desarrollado y presenta en Costa Rica este 2020. Cacao – Trace: Chocolate con responsabilidad social Cacao Trace es un programa de comercio justo (“fair trade”), creado en 2014, que busca dar abastecimiento sostenible de cacao para dar valor al cultivo y capacitar a los agricultores con el fin de obtener granos de una mayor calidad.

La razón de ser es el compromiso de Puratos por la producción de un chocolate de gran sabor, su compromiso sostenible con la industria y el deseo de trabajar programas que beneficien a futuras generaciones. Para aumentar el valor del cacao, Puratos invierte en centros postcosecha cercanos a las comunidades productoras de cacao, donde sus expertos supervisan y mejoran el proceso de fermentación.

Al controlar la fermentación local y establecer controles de calidad en lotes pequeños, Puratos puede aumentar significativamente la calidad de los granos de cacao. Los agricultores que se capacitan reciben una certificación de calidad, lo que les permite tener un precio más justo y estándar. El resultado es un chocolate con un sabor único y consistente.

Establecer procedimientos de fermentación y monitoreo continuo de los granos de cacao hace que Cacao-Trace sea el primer programa de cacao sostenible para certificar la calidad del proceso posterior a la cosecha. Con esta iniciativa capacitamos a agricultores y los apoyamos para desarrollar sus plantaciones.

Los clientes pueden colaborar con el programa, consumiendo productos elaborados con chocolate Cacao-Trace, que involucra a la línea Carat, que es chocolate sucedáneo y a Belcolade, que es chocolate real belga. De esta manera, los consumidores podrán adquirir un producto de un sabor excepcional a la vez que mantienen y apoyan un estilo de vida ético, siendo conscientes con las personas y el planeta.

Con el programa, se ven beneficiadas más de 8.000 personas, a la vez que Belcolade obtiene como beneficio comprar el mejor cacao, convirtiéndose en marca líder, sostenible y con un sabor único. Cacao Trace se realiza actualmente en cinco países: Vietnam, Costa de Marfil, Filipinas, Nueva Guinea y recientemente en México.

En este último, Belcolade tiene una plantación en la zona central de Tikul, una pequeña ciudad a 85 kilómetros de Mérida, en la península de Yucatán.

Este lugar es una inversión a largo plazo que contribuye a la conservación ambiental, el turismo sostenible y al bienestar de quienes viven y trabajan en la zona. El proyecto Tikul se divide en dos partes: una plantación de cacao criollo de más de 300 hectáreas y un ecomuseo donde los turistas aprenden sobre el fruto y la cultura maya local.

En la plantación se salvaguarda el cacao criollo, una de las especies más antiguas, raras y finas del mundo. Este cacao es nativo de Centroamérica y Sudamérica y es particularmente difícil de cultivar debido a su vulnerabilidad a amenazas ambientales.

Es por esto que desde el 2008, Puratos adquirió más de 300 hectáreas para proteger más 100.000 árboles y preservar la ecología y biodiversidad de la zona. Generación Belcolade: Oportunidades para los jóvenes chocolateros del futuro Generación Belcolade busca desarrollar jóvenes apasionados por el chocolate para que lleguen a ser expertos en la categoría y puedan encontrar mejores oportunidades profesionales.

Mediante capacitaciones y acompañamiento de los padrinos del programa, se forma a un grupo seleccionado de jóvenes, en el mundo de la chocolatería. Estos expertos, acompañan y guían al equipo durante un año y al finalizar definirán cuál de los jóvenes será el “líder” de la Generación Belcolade 2020.

Dentro del programa se realizan capacitaciones con expertos globales y chefs reconocidos, giras, demostraciones y certificaciones, entre otras.

Basándose en las habilidades demostradas en distintas actividades de la compañía, así como en la pasión y experiencia en trabajar el arte de la chocolatería, Belcolade seleccionó a cuatro costarricenses que participarán del programa “Generación Belcolade 2020”:

  1. Jeremy Matamoros, 20 años: Durante los últimos dos años ha trabajado como asistente en una semi industria de chocolate en Costa Rica. Su motivación es la “pasión y amor por lo que hago”
  2. Yuzdra Cristiá, 24 años: Desde hace cuatro años creó su propio negocio de waffles belgas, ubicado en Escazú (“Jacobs Coffee Bar”). “Ser diferente me apasiona, por eso traje los originales waffles belgas a Costa Rica”, mencionó Yuzdra.
  3. Oneyda Méndez, 37 años: Madre de dos niños y propietaria de un negocio de pastelería. Su lema es “Dulzura y sabor con el corazón”.
  4. Sergio Araya, 38 años: Artista en pastelería y apasionado por crear figuras con chocolate. “Creo arte que se pueda comer”, señaló Araya.

Asimismo, los dos padrinos del programa serán los reconocidos chefs Vincent Boutinaud y Alexander Sánchez. Boutinaud inició su carrera profesional a los 16 años y estudió en la reconocida escuela de París “LENOTRE”.

En 2008 fue nombrado “Maitre Cuisiner de France” y fue reconocido por el gobierno francés con una medalla de la cruz de Caballero en la orden del mérito agrícola por promover la excelencia de la gastronomía en el mundo. Asimismo, ha sido condecorado como el Mejor Chef Ejecutivo de América Latina y con un “Tenedor de Oro” en el 2013. Por su parte, Alexander Sánchez se desarrollado en el mundo la pastelería y chocolatería desde 1993.

Actualmente se desempeña como Técnico Especialista en Cremas Vegetales a nivel de Puratos Group. Gracias a su habilidad y destreza, ha capacitado técnicos del grupo Puratos en diversos países. Una vez al año, el Maestro Alexander tiene a su cargo la capacitación en decoración de los técnicos de los más de 110 países donde Puratos tiene sedes y ha visitado más de 25 países de todos los continentes para capacitar a más de 2500 personas.

El programa “Generación Belcolade” capacitará a los participantes en todo el proceso del chocolate, desde su origen hasta las diversas aplicaciones finales tales como pastelería, bombonería, esculturas, entre otras. Además de los conocimientos adquiridos, los cuatro participantes serán participes de las giras Belcolade, lo que les permitirá tener exposición nacional, y en el 2021 conocerán las plantaciones de cacao en Tikul, México.

La presentación oficial de los participantes será a finales de enero en el Chocolate Carpet y el programa se desarrollará durante todo el 2020.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.