Un trozo de la Bauhaus en Centroamérica

Durante 158 años, Junghans le ha dado su propia impronta a los relojes y este año, con motivo del centenario de la Escuela Bauhaus, la firma relojera alemana presenta sus piezas de edición limitada “Time for Bauhaus”.

Fundada hace 100 años como escuela de arte, la Bauhaus sigue siendo hoy sinónimo de un diseño vanguardista. En la mítica escuela de ideas se aplicaron nuevos enfoques de diseño nunca antes vistos. «La forma al servicio de la función» era la premisa máxima en que se basaba el proceso creativo. A partir de aquí surgiría un diseño, reducido a la función, que abarcaba desde la creación de objetos cotidianos como una silla hasta una nueva forma de entender la arquitectura. Max Bill, para quien la filosofía de la Bauhaus siguió desempeñando un papel central a lo largo de toda su vida, incluso después de sus estudios en Dessau, empezó a diseñar relojes de pulsera para Junghans a partir de 1961, unas creaciones que plasmaban a la perfección los fundamentos de la escuela, y que hoy, convertidos en auténticos clásicos, continúan fabricándose conforme a sus bocetos de diseño, sin apenas modificaciones.

Junghans también honra en sus cien años a la escuela y su legado con otras piezas auténticas caracterizadas por su sencillez y expresividad, que encarnan el principio de reducir el diseño a lo absolutamente esencial: la fácil legibilidad de la hora.

El max bill Chronoscope en una edición limitada de 1.000 unidades basado en los dibujos originales de Max Bill. Además, su diseño retoma algunos de los elementos más emblemáticos del edificio de la escuela. Así, el color rojo del fechador y las manecillas son una referencia directa a la mítica puerta de acceso roja de Dessau. En el reverso, una imagen del edificio de la Bauhaus permite asomarse a través de sus ventanas al interior del mecanismo del reloj. Los sobrios y elegantes tonos escogidos para la correa y la caja, gris y antracita, contrastan con la claridad de la esfera y crean un efecto que recuerda al juego de luces y sombras de las ventanas de la Bauhaus de Dessau.

Fuerte presencia en Centroamérica 
En 2017 Junghans inicia su alianza comercial con el distribuidor de marcas de lujo con sede en Panamá, Haut de Gamme (HDG), para la distribución exclusiva de los relojes en los mercados domésticos de Centroamérica.

Los relojes Junghans tienen una larga historia y una gran tradición, donde la relojería y el arte armonizan maravillosamente en la muñeca. Desde 1861, año en que se funda la fábrica de Junghans en Schramberg, Alemania, los relojes se han destacado por sus detalles, elevados estándares en diseño y calidad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.