Kombucha, la bebida refrescante alternativa

La kombucha es una bebida milenaria conocida como el “elixir de la vida”. Sus primeras referencias datan del año 206 a.C. y se la sitúa en el noroeste de China, en la región de Manchuria. Se conoce también como “hongo de té” u “hongo chino” y es una bebida fermentada que se toma fría. Cuenta la leyenda que los samuráis la utilizaban antes de la batalla para conseguir un plus de energía.

Los chinos apreciaban el hongo por su propiedades para mejorar la digestión y equilibrar el chi (la energía vital). Además, se le atribuían propiedades curativas. Parece ser que pasó a Japón de la mano del famoso Dr. Kombu, un médico al que el emperador Inkyo llamó para que le ayudara con su “remedio medicinal” a salvar la vida.

El hongo de té se extendió posteriormente desde China a otros países vecinos como Rusia, Corea, India gracias a los manchures hasta llegar a Europa.

Una bebida saludable
La kombucha es una bebida saludable con propiedades beneficiosas para el sistema inmunitario y para el aparato digestivo que, además, aporta un plus de energía y está buenísima. Se trata de una bebida milenaria que ya tomaban los samuráis.

Se consigue gracias a la fermentación natural de té verde y azúcar que lleva a cabo una simbiosis de bacterias y levaduras, llamada Scoby (Symbiotic Colony of Bacteria and Yeast). En el proceso de fermentación, el Scoby consume el azúcar y produce burbujas naturales. El resultado es un refresco sano y que además está riquísimo.

Alternativa a los refrescos tradicionales
La kombucha es la bebida fermentada de moda que se ha posicionado como la alternativa sana a los refrescos azucarados o light de toda la vida. Este segmento está abriendo un importante hueco en el mercado de las bebidas gaseosas y es el que más ha crecido en los últimos tiempos, gracias a la cada vez mayor demanda de un consumidor que busca bebidas refrescantes y saludables.

La kombucha puede tomarse en cualquier momento, sola como un refresco, para acompañar una comida, combinada en un cóctel, etc. Y es perfecta para recuperar los niveles de hidratación tras la práctica de cualquier tipo de ejercicio.

La corriente healthy que impera desde hace unos años ha contribuido de manera muy positiva a su creciente uso entre todos aquellos que buscan cuidarse. Pero también se ha popularizado entre foodies y chefs de la alta cocina, que ya la están incorporando a sus experiencias gastronómicas.

En algunos países como Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda su consumo es muy común y su venta se extiende más allá de los grandes supermercados, drugstores y tiendas especializadas, siendo frecuente pedirla en bares y restaurantes como un refresco más, ya sea envasado o en grifo. Actualmente su impulso crece de manera exponencial en los denominados “taprooms”.

Komvida, una emotiva historia de éxito
La historia de Komvida comienza en 2017 cuando Beatriz Magro, especializada en marketing y comunicación y trotamundos empedernida, decide llevar a cabo un viaje de crecimiento personal alrededor del mundo y descubre la kombucha en California, una bebida milenaria por la que sintió fascinación desde un primer momento por sus múltiples beneficios y por la facilidad para producirse artesanalmente en cualquier parte. Beatriz comparte su descubrimiento con Nuria Morales -su gran amiga de la infancia, e ingeniera química experta en fermentados- y ambas deciden emprender y llevar a cabo juntas su proyecto vital y de negocio. Así fue como nació Komvida: una marca comprometida con la mejora de la salud y el bienestar de las personas.

Para su puesta en marcha volvieron a sus orígenes, a su pueblo en Fregenal de la Sierra (Badajoz), para tratar de impulsar la economía local e implantar un estilo de vida más sostenible y orgánico. Cuatro años después del comienzo de esta andadura, Komvida ha situado al pueblo en el mapa internacional y lo ha posicionado como el lugar con mayor índice de consumo de kombucha por habitante de Europa.

El nuevo sabor Kafé de Komvida
Reúne lo mejor de los dos productos. Está elaborada con los ingredientes de siempre y granos de café molidos e infusionados. Y es la bebida perfecta para los amantes de la kombucha y del café, al que no pretende sustituir ni ser su alternativa. Y es que Komvida Kafé está pensada para esos momentos del día que te apetece algo fresco y que te dé energía.

Puedes tomarla siempre que te apetezca, pero sobre todo para comenzar el día. Gracias al toque de cafeína es ideal para tomar en la oficina cuando la jornada se esté haciendo muy larga y necesites un refuerzo, en los descansos junto a los compañeros. O en los viajes, para despertarte cuando vayas en coche y notes cierto cansancio.

¿Cómo tomar Komvida Kafé?
Es mejor beberla directamente de la botella, aunque puede servirse en vaso. Tiene tonos marrones y caramelo procedentes del café de tueste natural y así debes tomarla para captar todo su sabor:

  1. ¡Cuidado! La kombucha es una bebida con burbujas. No se puede agitar. Hay que mezclarla suavemente para integrar la levadura procedente de la fermentación de la kombucha y el café.
  2. Abrir la botella y oler. El primer toque que se detecta es la acidez del té fermentado y, al final, el olor de un café suave.
  3. Dar un trago. Se percibe el ligero amargor del café, con sutiles aromas a miel, caramelo y albaricoque.
  4. Las burbujas naturales que resultan de la fermentación son finas y suaves.

Komvida Kafé no lleva azúcares añadidos por lo que, en el caso de los deportistas, es perfecta para entrenar en ayunas (no rompe el ayuno).

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published.