Impresionante jacquemart de Louis Vuitton

Combinando un calibre exclusivo de alta relojería con un Vanitas subversivo, Louis Vuitton presenta un espectáculo deslumbrante con el Tambour Carpe Diem. Este reloj virtuoso escribe un nuevo capítulo en la historia del reloj jacquemart.

Después de haber producido varios pedidos especiales de relojes con autómatas en secreto para un grupo selecto de clientes, Louis Vuitton decidió levantar el velo del misterio creando un
de un modelo diferente. Se necesitaron dos años de desarrollo para que el Tambour Carpe Diem se uniera a las colecciones de relojes de la Maison.

“Nuestro objetivo era salirnos de los caminos trillados”, explica Michel Navas, maestro relojero de La Fabrique du Temps Louis Vuitton. “Queríamos llevar a jacquemart nuestra visión del siglo XXI con toda la energía y creatividad características de nuestra marca desde que comenzó a producir relojes en 2002”.

Originalmente, los jacquemarts eran autómatas creados para dar las horas en los campanarios de las iglesias. Cuando los relojeros los miniaturizaron en los relojes, su función se volvió esencialmente decorativa, para agregar un poco de diversión a la esfera, y la hora continuó mostrándose por manecillas clásicas.

Con este reloj, Louis Vuitton quiso devolver a los jacquemarts su significado original. Para ello, el marco del Tambour Carpe Diem se construyó en torno a dos grandes ejes, un dominio perfecto de este tipo de calibre en el que el autómata es realmente funcional ya que da la hora a la carta, sin manecillas.

Presionando un pulsador, el paisaje en miniatura de la esfera cobra vida en la muñeca y los protagonistas de la historia, la serpiente y la calavera que hacen el papel de jacquemarts, indican el tiempo.

A esto se suma otra característica determinante en la creación de este reloj de alta relojería, un enfoque estilístico único sobre el tema del arte simbólico histórico de las Vanitas, abordado de una manera que es a la vez positiva y subversiva.

Desempeño relojero
No contento con dejar que el modelo marque el paso del tiempo, Louis Vuitton
ha proporcionado complicaciones de reloj adicionales. El Tambour Carpe Diem tiene cuatro
de estos. Una hora saltante, un minuto retrógrado, una pantalla de reserva de marcha y el mecanismo de los autómatas de los que también hay cuatro.

“La proeza fue crear un movimiento mecánico bastante potente para integrar y operar con fluidez todas estas funciones que nunca antes se habían reunido”, explica Michel Navas. En el Tambour Carpe Diem, el tiempo se puede leer a solicitud. Para revelarlo, simplemente se presiona el pulsador con forma de reptil a la derecha de la caja. La cabeza de la serpiente central se levanta para revelar la ventanilla de las horas situada en la frente de la calavera, mientras que la cola de la serpiente de cascabel oscila hacia los minutos, situados debajo del reloj de arena de la reserva de marcha.

Mientras el monograma de la flor aparece en lugar de un ojo, la mandíbula de la calavera emite una risa burlona de la que emergen las palabras “Carpe Diem” – “Aprovecha el día”, en palabras del poeta Horacio, animando a las personas a aprovechar al máximo cada paso día.

Este asombroso espectáculo, que dura 16 segundos, es aún más notable mientras el reptil y el cráneo se mueven de una manera tan desconcertantemente armoniosa. La legibilidad de este reloj con complicación única es incomparable. Completamente desarrollado y ensamblado en La Fabrique du Temps Louis Vuitton, este calibre LV 525 demuestra la verdadera destreza de la alta relojería y actualmente es objeto de varias solicitudes de patente.

Otra característica única del Tambour Carpe Diem es el diseño de su movimiento. Visible en la parte posterior del reloj, el calibre se ha ensamblado en forma de calavera, haciéndose eco de Vanitas en el dial.

Una estética contemporánea ultrasofisticada
Representados desde el siglo XV en relojes de bolsillo y relojes, estos cráneos, esqueletos y relojes de arena son una alegoría del paso del tiempo. Para actualizar este Vanitas, Louis Vuitton ha modernizado sus atributos, confiando su fabricación a los mejores artesanos suizos como Anita Porchet para el esmaltado y Dick Steenman para el grabado. Más de 50 horas de trabajo se dedicaron a esmaltar la serpiente y la esfera. Para dar vida a la serpiente de cascabel que aparece de perfil en el pulsador de la caja, Dick Steenman elaboró ​​oro de forma perfilada y fluida para acentuar el efecto de rastreo.

Esculpidos en oro con una precisión increíble, la calavera, el reptil y el reloj de arena se ven realzados por la modernidad atemporal de los emblemas de Louis Vuitton. Como las flores Monogram grabadas en el cráneo, tatuadas en las escamas de la serpiente o apareciendo en rojo sangre en la cuenca del ojo del cráneo. La delicadeza, la transparencia y los colores del esmalte, que son particularmente notables y realistas en los dientes del jacquemart, realzan el relieve de la esfera, sugiriendo, incluso cuando las horas no han sonado, la idea de movimiento, inspirando los protagonistas del Tambour Carpe Diem en una celebración de la existencia.

YOU MAY ALSO LIKE

Leave a Reply

Your email address will not be published.