Mazda sorprende con su nuevo CX-30

Después del lanzamiento del nuevo Mazda3, el Mazda CX-30 es el segundo modelo de la gama de última generación de la marca.

Este SUV supone para Mazda la incursión en un nuevo segmento del mercado. Con sus 4.395 mm de largo, 1.795 mm de ancho, 1.540 mm de alto y una distancia entre ejes de 2.655 mm, se sitúa entre el Mazda CX-3 y el Mazda CX-5, y está dirigido a conductores que buscan las dimensiones compactas y el carácter urbano del primero pero con el espacio y la funcionalidad del segundo.

El nuevo Mazda CX-30 representa el desarrollo más reciente del revolucionario diseño Kodo de Mazda. Conserva toda la vitalidad del concepto original “Alma del movimiento” pero ha evolucionado y ahora busca una mayor exclusividad a través de la elegancia y la pureza de una estética minimalista donde menos es más, inspirada en el arte japonés y en la belleza del espacio vacío entre los objetos.

El interior, centrado en el ser humano, es un espacio abierto y despejado para los pasajeros, con un puesto de conducción acogedor y bien resuelto. El puesto de conducción y el resto del habitáculo conjugan excelencia en ergonomía con tecnologías de vanguardia en todos los aspectos del diseño, desde la posición del conductor y el campo de visión hasta la interfaz hombre-máquina (HMI) o la calidad del equipo de sonido.

Se han incorporado nuevas tecnologías integradas de manera exquisita en materiales de calidad superior y con ajustes y acabados sumamente cuidados, como es el caso del equipo de sonido de ocho altavoces Mazda Harmonic Acoustics o del equipo premium Bose de doce altavoces. El objetivo no es otro que crear un ambiente interior con una calidad y refinamiento sobresalientes.

El nuevo SUV monta también las últimas innovaciones de la tecnología Skyactiv-Vehicle Architecture de nueva generación. No solo explota la capacidad inherente del cuerpo humano para mantener el equilibrio con el fin de tener un control del vehículo más natural e intuitivo; también se ha reducido —y controlado— la rumorosidad, hasta alcanzar un exclusivo “silencio de calidad” en el habitáculo.

Dispone también de tecnologías inteligentes, como un sistema de tracción integral i-ACTIV AWD que se coordina a la perfección con el G-Vectoring Control Plus (GVC) para controlar la distribución de par entre las ruedas delanteras y traseras. La experiencia de conducción Jinba Ittai es aún mejor.

Entre sus motorizaciones, destacan los propulsores Skyactiv de gasolina y diésel más avanzados, entre ellos el Skyactiv-X[1] con su revolucionario sistema de encendido por compresión controlado por chispa (SPCCI), un concepto de combustión que combina la elasticidad de un motor de gasolina con la respuesta de un diésel.

Por último, el amplio equipamiento de seguridad activa i-Activsense del Mazda CX-30 incluye el Detector de fatiga con cámara (DM), que aporta una mayor capacidad para garantizar la seguridad y el disfrute de todos los ocupantes durante la conducción.

La apuesta de Mazda por el diseño Kodo
El nuevo Mazda CX-30 es el segundo modelo de producción que adopta la evolución más reciente del lenguaje de diseño Kodo, profundamente enraizado en la estética japonesa tradicional. Cada elemento se ha refinado de acuerdo con el principio de “menos es más”, para crear un conjunto de superficies bellas y limpias nunca visto en el segmento de SUV compactos.

El concept Mazda Vision Coupe presentado en 2017 ya integraba este lenguaje de diseño más sofisticado a través de un estilo muy cuidado y minimalista, con líneas elegantes que generaban un delicado juego de luces y sombras que variaban en el tiempo y con un estilo natural y dinámico.

El Mazda CX-30 se desarrolló para crear un SUV deportivo con un diseño enteramente nuevo. Inspirado por la máxima de “Elegancia y Audacia”, el exterior destila pureza y fluidez pero sin perder la robustez que se espera de un SUV. La mitad superior de la carrocería tiene la silueta aerodinámica de un cupé, mientras que la parte inferior cuenta con un revestimiento negro que transmite la sensación de estabilidad, solidez y potencia que se espera de un SUV.

En el refinado interior encontramos un puesto de conducción acogedor y cómodo, integrado en un habitáculo despejado y espacioso en el que los ocupantes pueden disfrutar de una agradable sensación de conexión en un entorno relajado y confortable. Se ha prestado una meticulosa atención a todos los detalles, desde la elección de los materiales hasta la optimización de los ajustes y los acabados, para crear un espacio interior verdaderamente exclusivo y de gran calidad.

Diseño exterior: Cargar y liberar
El estilo está dominado por el novedoso concepto visual “Cargar y Liberar”, que deriva de la técnica de la pincelada de la caligrafía japonesa. Su desarrollo integra los tres factores esenciales de la evolución del tema de diseño Kodo: Yohaku, o la belleza del espacio vacío; Sori, curvas armoniosas y equilibradas; y Utsuroi, el juego de luces y sombras.

En especial, el Sori encuentra su expresión en el arco que recorre el vehículo desde la aleta delantera hasta la rueda trasera y que transmite sensaciones de velocidad y dinamismo. El Utsuroi puede apreciarse en las superficies de la carrocería bajo la línea de los hombros, que refleja el entorno dibujando una S que va cambiando con el movimiento del coche. Estas expresiones de la carrocería se fusionan en una ondulación difuminada en la zaga del vehículo. Al renunciar a las líneas de carácter a cambio de superficies en movimiento, el Mazda CX-30 consigue una estética que combina la belleza de una obra de arte con una intensa sensación de movimiento.

Diseño interior
El diseño del habitáculo del Mazda CX-30 se basa en la filosofía de diseño de Mazda centrada en el ser humano y en el uso del Ma, o espacio vacío, un clásico de la arquitectura tradicional japonesa. El concepto esencial consiste en combinar un puesto de conducción acogedor y recogido con un espacio limpio y despejado alrededor del asiento del acompañante.

El puesto de conducción es simétrico y se ha diseñado pensando en todo momento en el conductor. Los tres relojes del cuadro de instrumentos y la pantalla central están orientados hacia su posición, formando un ángulo ideal para que la visibilidad y la facilidad de uso sean óptimas, minimizando las distracciones.

La parte superior del salpicadero presenta un voladizo adicional en forma de ala, acabada con costuras de alta calidad y detalles metálicos. Este elemento recorre horizontalmente la parte superior del cuadro y llega hasta la moldura de la puerta del acompañante, creando una sensación de mayor amplitud en la zona de conducción.

La palanca de cambios, los posavasos y el mando HMI se sitúan en la amplia consola de suelo, en un “área de control” que se encuentra en una posición más avanzada y cercana al conductor para que pueda hacer uso de ellas sin esfuerzo y beneficiarse de su excelente ergonomía y funcionalidad. La consola ofrece, además, un apoyo para la rodilla suavemente curvado y un reposabrazos que contribuyen a crear un ambiente cálido y confortable.

La base de la palanca de cambios ofrece una versión evolucionada de la tecnología de “moldeo en dos capas” de Mazda. Cuando la luz incide sobre el panel superior, de color gris oscuro, deja entrever un motivo metálico grabado en la capa inferior. El aspecto del panel cambia en función de la luz y acentúa la riqueza de detalles y el carácter vanguardista del interior del Mazda CX-30.

Mazda Connect
El Mazda CX-30 ha adoptado la última versión del sistema Mazda Connect, con mejoras muy significativas en términos de seguridad y facilidad de uso. Por ejemplo, se ha incrementado su capacidad de proceso y se ha optimizado el software hasta el punto de reducir a la mitad el tiempo de arranque de la pantalla del sistema de comunicación y entretenimiento. El navegador, por ejemplo, se activa casi instantáneamente, en cuanto se enciende el contacto. También se han hecho grandes avances en la calidad de imagen y sonido del Mazda CX-30, gracias a la digitalización de la transmisión de las señales de la cámara y el sistema de sonido. Ahora, se pueden reproducir en la pantalla central vídeos almacenados en una memoria USB.

De serie, el sistema Mazda Connect es compatible con Apple CarPlay® y Android Auto™ a través de USB. Entre las mejoras de la interfaz HMI destaca la mayor coherencia de las operaciones básicas en todos los menús. Los menús están organizados en listas verticales; el usuario gira el mando HMI para desplazarse y lo pulsa para seleccionar elementos. Las funciones de navegación han incorporado tecnologías avanzadas, como el sensor giroscópico 3D o la función de búsqueda predictiva One-Box Search, con la que se pueden buscar destinos introduciendo tan solo palabras clave, igual que en internet.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.